5 consejos para mejorar la seguridad en el trabajo

La seguridad laboral es un tema de gran importancia que concierne tanto a empresarios como a trabajadores. Disponer de los medios y equipamientos necesarios para realizar un trabajo de forma segura es un derecho del empleado y una responsabilidad por parte del empresario.

La seguridad laboral es un tema de gran importancia que concierne tanto a empresarios como a trabajadores. Disponer de los medios y equipamientos necesarios para realizar un trabajo de forma segura es un derecho del empleado y una responsabilidad por parte del empresario.

En las últimas décadas, la tendencia ha cambiado y el número de accidentes laborales ha disminuido considerablemente. Sin embargo, desde hace cuatro años esta cifra ha crecido paulatinamente. Fue en 2012 cuando se registró la cifra más baja de accidentalidad laboral de la última década (2.949 accidentes por cada 100.000 empleados1) y desde entonces ha ido en aumento.

Por esta razón, es importante tomar conciencia sobre un asunto primordial como la seguridad en los lugares de trabajo. Teniendo en cuenta algunas recomendaciones, podemos ayudar a reducir estos índices.

5 pautas para hacer de la seguridad en el trabajo una prioridad

1. Infórmate,conoce tus derechos y tus responsabilidades: En España existe una normativa de Seguridad y Salud Laboral que establece las normas que han de seguir los empresarios, así como una Ley de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL). Esta ley tiene como objetivo el desarrollo de las actividades necesarias para conocer de forma anticipada los riesgos que pueden existir en cualquier puesto de trabajo. Parte de la idea de que, si la tarea está bien estudiada de antemano, sabiendo cómo hay que hacerla y qué medios hay que emplear, también se podrán prever los riesgos que puedan aparecer.

Conocer los procedimientos de seguridad necesarios nos ayudará a trabajar en un entorno más seguro y saludable. Es muy importante estar informado de todos los cambios referentes a las regulaciones de seguridad y comprobar que sus políticas y procedimientos se actualicen y comuniquen correctamente a los empleados. Involucrar a los trabajadores en su propia seguridad favorecerá la creación de un ambiente laboral más tranquilo.

2. Identifica posibles riesgos en tu puesto de trabajo: Un riesgo potencial puede ser desde una herramienta de uso diario que se encuentre en mal estado, hasta una parte de suelo mojado y resbaladizo no señalizado debidamente. Es importante identificar estos riesgos potenciales y saber cómo puedes comunicarlos. De la misma forma, confirma que conoces los procedimientos de reporte y comunicación ante posibles riesgos en el trabajo. Esto ayudará a identificar el problema y ponerlo en conocimiento del empresario, quien tiene como obligación solucionarlo y asegurar que el entorno de trabajo sea un lugar libre de peligros.

Es necesario conocer las regulaciones específicas de tu sector en cuanto a seguridad laboral, especialmente si te dedicas a tareas o trabajas en entornos de mayor peligrosidad o accidentalidad. Las regulaciones establecen normas para realizar este tipo de labores de forma que se garantice la seguridad.

3. Proporcionar orientación laboral y capacitación para el trabajo: Más de la mitad de los accidentes laborales ocurren dentro de los 6 primeros meses de trabajo. La formación de los trabajadores en salud y seguridad es esencial para certificar que alcancen los conocimientos adecuados a la hora de desempeñar su trabajo de una manera competente y segura.

Al contratar a un nuevo profesional, es importante ofrecerle la orientación especifica con el objetivo de prevenir posibles riesgos y accidentes durante el desempeño de su actividad profesional.

4. Contar con el equipo de protección individual específico (EPI): Existe una normativa europea que establece las disposiciones mínimas de seguridad y de salud para la utilización en el trabajo -por parte de los empleados- de equipos de protección individual.

El empresario tiene la obligación de proporcionar el equipamiento adecuado y de encargarse de que el trabajador reciba la formación requerida para el correcto uso de éste. Por otra parte, el trabajador tiene el derecho de exigir que se le proporcionen estas herramientas y la obligación de hacer un buen uso de las mismas.

5. Supervisar las labores de los trabajadores: Una de las maneras más efectivas para garantizar la seguridad de los trabajadores es mediante la instrucción y supervisión de sus labores. Una tarea que pueden llevar a cabo, en algunos casos, los trabajadores con mayor experiencia y conocimientos sobre los procedimientos de seguridad.

Disponer de un entorno sano y seguro donde trabajar es, tal y como apuntamos al inicio del artículo, una responsabilidad compartida entre el empresario y el trabajador que beneficia a ambas partes. La formación en seguridad es primordial para cambiar la tendencia de accidentes laborales que se ha ido registrando en los últimos años en nuestro país.

Fuente: Randstad.es