Si le piden dinero para gastos administrativos o días de trabajo gratis ‘para demostrar sus capacidades’, desconfíe y revise la veracidad de la oferta y la existencia del empleador.

En un mercado laboral con una tasa de desempleo que a noviembre del año pasado se ubicó en 8,4%, es constante la búsqueda de empleo por parte de quienes se encuentran desocupados o de quienes buscan cambiar de trabajo para mejorar sus condiciones. Aprovechándose de estas necesidades, y también de la ingenuidad de algunos, personas sin escrúpulos engañan a las personas para estafarlos con falsos requerimientos y hasta días de trabajo gratis.

El portal Gestionhumana.com de Legis, hizo una recopilación de las que son las 10 modalidades más comunes de estafa a través de ofertas laborales que, en muchos casos, resultan ser falsas.

PEDIR DINERO PARA EXÁMENES MÉDICOS O GASTOS ADMINISTRATIVOS

“Esta es la principal señal de alerta para identificar una falsa oferta laboral pues, legalmente, nadie tiene el derecho de exigir pago alguno de dinero en efectivo o de consignaciones “reembolsables” a los candidatos, en una etapa de pre selección”, señala Ángel Quijano, editor de Gestionhumana.com.

EXIGIR TRABAJOS TEMPORALES “DISFRAZADOS” DE CAPACITACIONES O PRUEBAS

En otras ocasiones falsos empleadores convencen a los candidatos para adelantar uno o dos días de trabajo con el pretexto de medir sus capacidades. A veces incluso los obligan a hacer ventas callejeras bajo la promesa de engancharlos. Después, sin mayores explicaciones dicen a los aspirantes que no resultaron aptos para el trabajo o que no consiguieron los resultados esperados. Según Quijano, “es claramente ilegal el hecho de prestar servicios laborales sin una remuneración, pero sobre todo sin un contrato de trabajo firmado y legalizado”.

CONVOCATORIAS A TRAVÉS DE CORREOS NO CORPORATIVOS

Hay que dudar de aquellas ofertas laborales que, aunque van acompañadas por los logos de una compañía reconocida, provienen de correos electrónicos personales y sin dominios corporativos. De acuerdo con los expertos, esta es una manera de abrir la puerta a posibles engaños a las personas que buscan una vacante. 

EMPRESAS INEXISTENTES

En un contexto en el que se abren y se cierran empresas constantemente es posible recibir ofertas laborales de compañías que tal vez no conoce el candidato. Aunque puede ser una convocatoria legítima, nunca está de más verificar la existencia y la actividad desarrollada por la empresa que solicita el cargo. Puede hacerlo inicialmente a trvés de internet, en la página web de la empresa ofertante o ante las autoridades competentes.

INCONSISTENCIAS EN EL PERFIL SOLICITADO

Una señal clara de un potencial engaño o estafa a través de convocatorias laborales se tiene cuanto no hay consistencia en la descripción del perfil requerido. “Si el perfil no es bien definido y no coinciden la experiencia solicitada con las competencias mínimas del candidato, hay gran posibilidad que esa vacante no sea legal”, indica Quijano.

CONVOCATORIA POR REDES SOCIALES

Si bien las redes sociales amplían las posibilidades de contactar personas que compartan intereses o similares, hay que poner en duda las ofertas publicadas en ellas, sobre todo si se hace desde cuentas personales. Lo recomendable en estos casos es ir directamente a con los prestadores del servicio público de empleo para buscar ofertas no engañosas. En este caso es recomendable buscar en portales reconocidos de empleo, en las agencias públicas o en las cajas de compensación, en donde hay un proceso de verificación por parte del Ministerio de Trabajo, con lo que se asegura que las ofertas que se están publicando en estos sitios son legales.

REVISAR DIRECCIONES Y TELÉFONOS

Una recomendación básica para tener en cuenta en los procesos de búsqueda de empleo es verificar la dirección física de la empresa y los teléfonos, para asegurarse de que es una oferta seria. Este es un paso ‘obligado’ cuando la oferta se conoce a través de redes sociales.

DUDAR DE QUIENES PIDEN DOCUMENTOS FUERA DEL CURRICULUM

Hay que tener en cuenta que no es legal que en la primera etapa del reclutamiento la empresa le pida a sus candidatos otros documentos adicionales a la hoja de vida, como los recibos de los servicios públicos o documentación personal relacionada con el domicilio o la intimidad propia de cada quien.

SOLICITAR VISITA DOMICILIARIA EN LA PRIMERA PARTE DEL PROCESO DE SELECCIÓN

A todas luces es sospechoso que en la etapa de pre selección, y antes de la entrevista personal, se hable de una visita domiciliaria. Esto puede mostrar una irregularidad o una falta de atención por parte de la organización que esté realizando la selección. Lo lógico es que antes de anunciar una visita domiciliaria, debe haber una entrevista personal o un contacto previo con el candidato.

EXIGENCIAS POR MEDIO DE UNA LLAMADA TELEFÓNICA

Lo normal en los casos en los que le llaman por teléfono es que la empresa se comunique para coordinar la entrevista o la citación para presentar las pruebas psicotécnicas. Jamás le van a solicitar por medio de una llamada telefónica el pago de dinero alguno o la entrega de documentos. 

Como recomendación final Quijano considera que para evitar malas experiencias hay que conocer y aprender a manejar portales de empleo reconocidos, así como entender el Servicio Público de Empleo, en donde están referenciados los empleadores que pueden dar una garantía de que lo que ofrecen son vacantes laborales seguras.

Fuente: Portafolio.co