Sector Eléctrico: Seguridad y salud en el trabajo.

Riesgo Eléctrico

Es aquel susceptible de ser producido por instalaciones eléctricas, partes de las mismas, y cualquier dispositivo eléctrico bajo tensión, con potencial de daño suficiente para producir fenómenos de electrocución y quemaduras. Se puede originar en cualquier tarea que implique manipulación o maniobra de instalaciones eléctricas de baja, media y alta tensión; operaciones de mantenimiento de este tipo de instalaciones y reparación de aparatos el

Recomendaciones generales:

Las personas no deberán manipular ningún elemento eléctrico con las manos mojadas, en ambientes húmedos o mojados accidentalmente (por ejemplo: en caso de inundaciones) y siempre que, estando en locales de características especiales (mojados, húmedos o de atmósfera polvorientas), no se esté equipado de los medios de protección personal necesarios.

Para trabajar en instalaciones se deben tener en cuenta los siguientes principios:

• Abrir todas las fuentes de tensión.

• Enclavar o bloquear, si es posible, todos los dispositivos de corte.

• Comprobar la ausencia de tensión.

• Poner a tierra y en cortocircuito todas las posibles fuentes de tensión.

• Delimitar la zona de trabajo mediante señalización o pantallas aislantes.

• Evitar la utilización de bases múltiples, no utilizar nunca ladrones.

• No quitar la puesta a tierra de los equipos e instalaciones.

• No realizar operaciones en líneas eléctricas, cuadros, centros de transformación o equipos eléctricos si no se posee la formación necesaria para ello.

• No retirar los recubrimientos o aislamientos de las partes activas de los sistemas.

• En el caso de que sea imprescindible realizar trabajos en tensió, deberán utilizarse los medios de protección adecuados.

Elementos de protección personal: 

Protecciones individuales, las más habituales para cubrir este tipo de riesgos son:

• Cascos.

• Gafas o pantallas de protección facial.

• Guantes.

• Calzado de seguridad.

Fuente: Prevencionar.com.co