Riesgos laborales, más vale prevenir que curar

Muchos ejecutivos creen que la prevención de riesgos laborales es, simplemente, una obligación legal que deben cumplir y que solo les genera gastos y complicaciones innecesarias. Si comprendieran que hay que anticiparse a una dificultad, se darían cuenta de que la prevención, además de evitar siniestros laborales, genera beneficios. 

Pero, ¿qué es la prevención de riesgos laborales?

Es anticiparse a riesgos y prever daños que se pueden producir en cualquier trabajo, por consiguiente hay que identificar, planificar, evaluar y controlar peligros que estén asociados al medio laboral y establecer medidas preventivas. Avisar de algún riesgo es contribuir a la prevención y la organización debe estar atenta a señales sospechosas o inquietantes. 

Es necesario elaborar un plan gerencial en el que se establezcan medidas concretas que promuevan la seguridad y la salud de los empleados. Además, fomentar actividades que los eduquen en cuanto a la prevención se refiere. Uno de los principales objetivos en una empresa o entidad es prevenir la siniestralidad laboral y, para lograrlo, las organizaciones deben elaborar un plan de prevención que sea un instrumento por medio del cual se integre toda la actividad preventiva, en la que se involucren los diferentes niveles operativos, comenzando por su personal.  

La parte fundamental del Plan que se adopte es el fortalecimiento de la promoción de la salud de los empleados y la prevención de los riesgos laborales. El estatuto permite establecer y mantener la información del Sistema de Gestión de la Seguridad Social y la Salud. Los planes de prevención de los riesgos laborales, no deben quedar en el papel, una vez elaborados, la gerencia o dirección de la organización tiene que socializarlos entre el personal para que se asuman con responsabilidad y se apliquen. De manera periódica es aconsejable que se revisen, se mida su efectividad y se hagan correctivos, si es necesario. 

Hacer de la prevención asunto fundamental de la cultura organizacional, cumpliendo a cabalidad con el plan establecido en la empresa, además de elevar la calidad del trabajo, mejora la gestión medioambiental, que hoy por hoy es aspecto importante y forma parte de la responsabilidad social empresarial.

Contar con un plan de prevención de riesgos laborales, acorde con la normativa, eficiente en la práctica y empoderado, no solo habla bien de la empresa o entidad y de su exigencia en cuanto a seguridad en este campo, sino que crea confianza entre su público interno y externo, lo que le da prestigio, valioso activo institucional.