Hojas informativas sustancias peligrosas

Para enlazar con la campaña «Trabajos saludables: alerta frente a sustancias peligrosas», la EU-OSHA ha creado nuevas hojas informativas sobre dos temas importantes en este ámbito.

Herramientas prácticas y guías sobre sustancias peligrosas en el trabajo examina la importancia de estos recursos para limitar la exposición de los trabajadores a las sustancias nocivas. Describe y enlaza con muchas herramientas existentes en la base de datos que pueden usarse para gestionar eficazmente la seguridad y la salud en el trabajo.

Nanomateriales manufacturados en el lugar de trabajo proporciona información y consejos sobre cómo gestionar los riesgos que supone esta tecnología en rápido desarrollo. Los nanomateriales se usan en muchos ámbitos y pueden tener una serie de efectos tóxicos. La nueva hoja informativa presenta los principales datos.

¿Cuál es el problema?

Los trabajadores están expuestos a sustancias peligrosas en muchos lugares de trabajo en Europa. Tales exposiciones son más comunes de lo que la mayoría de la gente imagina y, de hecho, se pueden dar prácticamente en todos los lugares de trabajo. Esto implica importantes problemas de seguridad y salud.

Una sustancia peligrosa es un elemento sólido, líquido o gaseoso que puede afectar a la seguridad o la salud de los trabajadores. La exposición se puede dar por inhalación, penetración cutánea o ingestión.

La exposición a sustancias peligrosas en el lugar de trabajo está relacionada con problemas de salud graves y de larga duración, incluidos:

Enfermedades respiratorias (p. ej. asma, rinitis, asbestosis y silicosis)

Daños a órganos internos, incluidos el cerebro y el sistema nervioso

Irritaciones y enfermedades de la piel

Cánceres laborales (p. ej. leucemia, cáncer de pulmón, mesotelioma o cáncer de la cavidad nasal).

Además, la presencia de sustancias peligrosas puede poner a los trabajadores en situación de riesgo de incendio, explosión, intoxicación aguda y asfixia.

La segunda encuesta europea de empresas sobre riesgos nuevos y emergentes (ESENER-2) de la EU-OSHA revela que las sustancias peligrosas están más presentes en determinados sectores, como el de la agricultura, el manufacturero y el de la construcción.

Aun así, los trabajadores de todos los sectores están potencialmente en riesgo de exposición a sustancias peligrosas. De hecho, el 38 % de las empresas europeas confirman la presencia de sustancias químicas o biológicas potencialmente peligrosas en sus lugares de trabajo. Así pues, es de vital importancia que los riesgos estén identificados y gestionados.

¿Por qué es tan importante gestionar sustancias peligrosas en el trabajo?

Un número inaceptable de trabajadores está expuesto a sustancias peligrosas en el trabajo en toda Europa.

Las sustancias peligrosas causan un porcentaje importante de enfermedades laborales, que tienen un impacto negativo en la calidad de vida y la capacidad de trabajo de los trabajadores y que, en algunos casos, pueden ser mortales. Esto, junto con los accidentes laborales causados por sustancias peligrosas, representa un coste significativo para las empresas.

A pesar de esto, hay una falta general de conocimiento sobre la naturaleza y abundancia de las sustancias peligrosas en el trabajo y de los riesgos que plantean y, durante los últimos años, se ha progresado poco en la reducción de la exposición de los trabajadores a las mismas. Según la Encuesta europea sobre las condiciones de trabajo, el porcentaje de trabajadores que dicen estar expuestos a sustancias químicas durante al menos un cuarto de su jornada laboral no ha variado desde el año 2000, permaneciendo en torno al 17 %.

La exposición a sustancias peligrosas en el lugar de trabajo debe eliminarse o, al menos, gestionarse de manera eficaz con el fin de garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores y el éxito económico de las empresas y la sociedad.

¿Quién tiene que participar en la promoción de la vida laboral sostenible?

Para una gestión eficaz de la seguridad y la salud en el trabajo, todas las personas (empresarios, directivos y trabajadores) deben implicarse. Esto es especialmente importante cuando se trata de sustancias peligrosas, ya que descuidar los riesgos tendrá consecuencias directas serias para la salud del trabajador y la supervivencia de su empresa.

Los empresarios tienen la obligación legal de llevar a cabo evaluaciones de riesgos para identificar los peligros potenciales asociados con sustancias peligrosas. Deberán garantizar que los riesgos se gestionen en función de una jerarquía de medidas de prevención.

Los directivos deberán motivar a los trabajadores a involucrarse. Deberán asegurarse de que los trabajadores reciban formación periódica y recursos fáciles de usar.

Los trabajadores deberán comprender los riesgos potenciales, estar bien informados sobre cualquier medida preventiva, sentirse cómodos expresando sus inquietudes y animarse a participar activamente en la búsqueda de soluciones.

Establecer una cultura de prevención es clave. A través de un fuerte liderazgo y compromiso con la seguridad y salud en el trabajo, los empresarios y directivos pueden crear un ambiente de trabajo que aliente a todos a tomarse en serio la seguridad y la salud, y cooperar para identificar y abordar los riesgos.

¿Cómo gestionar las sustancias peligrosas?

Se debe crear una cultura de prevención para prevenir con éxito la mala salud, las lesiones y las muertes causadas por sustancias peligrosas en los lugares de trabajo en toda Europa. Todas las personas involucradas deben ser conscientes de los riesgos y comprometerse a gestionarlos o prevenirlos.

Concienciación: Esta es la clave del éxito. Todas las personas de un lugar de trabajo deben conocer las sustancias peligrosas, los riesgos que plantean y cómo reducirlos o eliminarlos.

Evaluación de los riesgos: Este es el primer paso para la prevención. Los empresarios, directivos y trabajadores deberían estar comprometidos. Los riesgos que presentan las sustancias peligrosas a menudo son complejos y se deben tener en cuenta muchos factores a la hora de identificarlos. Las evaluaciones de riesgos también deben mantenerse al día: a medida que cambian los entornos de trabajo, también lo hace el potencial de exposición a las sustancias peligrosas.

Legislación: Establece las responsabilidades legales de los empresarios de proteger a los trabajadores de sustancias peligrosas. Los empresarios deberían tener una buena comprensión de dicha legislación, que incluye una jerarquía de medidas de prevención.

Herramientas prácticas y directrices: Ayudan a las empresas a gestionar sustancias peligrosas a nivel práctico. Muchas de esas herramientas y ejemplos de buenas prácticas pueden consultarse en el sitio web de la campaña «Trabajos saludables».

Fuente: healthy-workplaces.eu

Fuente: Prevencionar.com.co