Millennials: tan arriesgados como asegurados

Es una de las generaciones que más se asegura al momento de viajar.

Por Inês Neves

Tomar riesgos y aventurarse a nuevas experiencias ha sido una de las características más distinguibles de los millennials. Si algo representa mejor a estos jóvenes entre los 24 y 35 años es su capacidad por arriesgarse, estar en constante movimiento y encaminar su vida al éxito profesional y emocional. Justamente, es esta propensión al riesgo lo que hace que los millennials sean una de las generaciones que más se aseguran al momento de viajar. Son arriesgados, pero no descuidados.

Analizar a la generación del milenio es un arma de doble filo: es posible caer en prejuicios que perjudican la visión verdadera. En un entorno personal, esto implicaría un malentendido. En el entorno empresarial, se trata de la pérdida de una gran oportunidad de negocio.

En sus genes está el riesgo. Esta característica incluso se siente en su ambiente laboral. Es innato, se trata de su capacidad por atreverse a lo diferencial e innovador. Este hecho les ha generado grandes beneficios, llevándolos a cargos gerenciales, siendo en muchas ocasiones los tomadores de decisión e inclusive los que dan ese primer salto al mundo del emprendimiento y logran crear casos de éxito a nivel internacional.

En justa medida, se trata de esta característica lo que les permite explorar el mundo de la tecnología para buscar soluciones a problemas cotidianos. Así, logran que nuestras vidas se simplifiquen y en cierta medida, es gracias al conocimiento que producen a través de canales como internet, redes sociales y plataformas virtuales, que motivan a las demás generaciones a asumir los riesgos con los que ellos están en permanente contacto.

Pero los millennials son muy intuitivos: ellos pueden ser arriesgados porque ya han analizado todos los factores que rodean el riesgo que van a asumir. Esta característica analítica se refleja en el consumo de sus seguros de viaje: son la generación que más consume este producto. Esto es fruto de su tendencia a la aventura: muy pocos de ellos desean adquirir un carro, pero casi todos desea emprender un viaje a Europa.

En cifras, esto implica que aproximadamente por cada cuatro personas de esta generación que adquiere un seguro para auto, seis lo adquirirán para viaje. Diferente a los baby boomers, cuya prioridad estaba centrada en el vehículo.

Esta es solo la punta del iceberg. Para cuando la generación del milenio cuente con su mayor capacidad adquisitiva, los productos financieros como los conocemos hoy ya no serán los mismos. Las entidades de dicho sector deben comprender que los millennials no serán quienes deben adaptarse al mundo financiero; es el mundo financiero quien deben adaptarse a ellos.

El mundo de los seguros ya está incursionando en este cambio. Para esta generación, asegurar un smartphone, una tablet, una cámara, un instrumento o cualquier otro objeto es tan valioso como lo fue asegurar la casa o asegurar el carro. Tal vez, es debido a que se trata de las posesiones con mayor apego actualmente. Por ese motivo, el futuro lo dominarán los seguros personalizados, donde es posible asegurar cada uno de esos objetos con cláusulas especiales.

De esto se trata. Las empresas, las finanzas y los bancos deben comprender que la forma de pensar de la generación del milenio no cambiará. Serán ellas quienes deberán subirse a su forma de pensar. Este hecho asegurará el futuro millennial de las organizaciones. Esa es la ventaja de las startups creadas por personas pertenecientes a esta generación: la posibilidad de prever cómo su forma de pensar transformará el mundo, los negocios y las finanzas.

Fuente: Larepublica.co