¡Que no te resbales en tu nuevo trabajo!

Las malas condiciones de orden y aseo se encuentran dentro de las causas más frecuentes de accidentes laborales, retrasos en los proyectos, dobles trabajos, merma de la productividad, sobre costos y necesidad de acudir a sobre esfuerzos físicos, con sus correspondientes consecuencias.

ARL SURA lo invita a reforzar su programa de orden y aseo como parte de la estrategia de prevención y minimización de lesiones o accidentes por sobre esfuerzos. En sus procesos tenga presente:

Señalización

Ser prudente no cuesta mucho, pero no serlo sí puede llegar a significar la pérdida de la salud e incluso de la vida. Con esta reflexión ARL SURA te recuerda algunas recomendaciones para evitar aquellos tropezones o caídas que puedas sufrir y que terminen por incapacitarte, debilitarte tu espalda o rodillas o reducir tu capacidad laboral.

Pasa en el mundo y en Colombia

1. La OMS señala que cada año se producen en el mundo 37,3 millones de caídas cuya gravedad requiere atención médica.

2. Los análisis que realiza ARL SURA señalan que las caídas a nivel del piso representan una de las mayores causas dentro de la accidentalidad laboral del país.

Debe pasar en tu inducción laboral 

1. Solicítale a tu jefe que te hable sobre los posibles riesgo de caídas a nivel del piso o en alturas que existan en la empresa, y de las medidas de prevención, incluidas las formas de identificación y reporte de incidentes y accidentes.

2. Realiza una visita guiada por todas las instalaciones de la compañía, identificando en el terreno real aquellas condiciones físicas que podrían llevarte a sufrir caídas, como zonas húmedas, desniveles de pisos, áreas con cableado, entre otras.

Debe pasar en tu día a día laboral

1. Mantén el orden al día: los objetos puestos en lugares no adecuados, una mala limpieza y el desorden general son los causantes de la mayoría de los tropiezos. Asegúrate de mantener libre de cables y obstáculos las vías y áreas cercanas por donde tú y tus compañeros deban movilizarse frecuentemente. Si no es posible, acude a mantenerlos encintados o instala ductos o canaletas especiales para protegerlos. Asegúrate de que se utilice señalización informativa en los momentos de aseo y limpieza. 

2. Revisa la iluminación: la posición de las luces, así como su potencia, deben ser las adecuadas para garantizar una visibilidad uniforme de todas las áreas y de los objetos o condiciones que puedan representar un peligro para el desplazamiento. 

3. Verifica frecuentemente el estado de los pisos: asegúrate de que no tengan desniveles (si existen, se deberán identificar con buena señalización). Recuerda fijar al piso las alfombras o tapetes para impedir que se deslicen inesperadamente. Comprueba que los detergentes usados para la limpieza de los pisos no impidan el agarre del zapato.

4. Atento con las escaleras: se recomienda que las escaleras de más de cuatro escalones cuenten con pasamanos en el lado o lados por donde se pueda producir una caída. El mal estado de las barandas o de las cintas antideslizantes se convierte en un factor de riesgo mayor.

5. Ayuda a definir claramente las vías de tránsito: ten en cuenta aspectos como señalización, cantidad de personas que pasan por ella, horas de mayor frecuencia y distancia que exista entre la zona de paso y los equipos o maquinaria. 

6. Ojo con el calzado: cerciórate de llevar el zapato adecuado para el tipo de piso en el que te encuentres. Los tacones seguramente estilizan tu figura, pero también ponen en desbalance tu equilibrio, y al enredarse, por ejemplo, en un tapete, un cable o una rendija, pueden causarte una caída. 

7. Todo a su tiempo y en su momento: las carreras déjalas para el momento en que realices tu actividad deportiva. Buscar atajos, correr o saltarse los escalones de las escaleras no son opciones válidas. 

8. Con la visión del “conejo”: por naturaleza solemos memorizar las condiciones de los sitios por donde pasamos; con el paso de los días lo hacemos por instinto e incluso le agregamos ingredientes de mayor dificultad, como chatear por el celular. Justo en esos instantes es cuando hay una silla atravesada, un charco en el piso, un compañero con los pies estirados… y vienen los accidentes que, aunque parezcan simples, terminan por afectar nuestra salud. 

9. Suspender las labores ante malestar físico: si te sientes mareado o piensas que puedes perder el equilibrio, infórmale a tu jefe y evita el uso de las escaleras. 

10. Reporta los incidentes y accidentes: antes de que una persona se caiga sobre una superficie lisa, al apoyarse en una baranda defectuosa o al enredarse en unos cables, entre otras situaciones, seguramente muchos otros trabajadores ya pasaron por el famoso “casi”; reportarlos es evitar accidentes mayores.

Fuente: www.arlsura.com

Fuente: Prevencionar.com.co