Enfermedad profesional en los bomberos

Los bomberos que fallecen de un paro cardíaco tienden a tener problemas cardíacos subyacentes, encuentra un estudio reciente.

Los paros cardíacos tienden a conformar más muertes relacionadas con el trabajo entre los bomberos que ninguna otra causa, y los investigadores deseaban saber qué aumenta su riesgo.

“Los bomberos se enfrentan a muchos peligros, pero el mayor peligro es por la enfermedad cardiovascular subyacente en combinación con el esfuerzo fisiológico que el trabajo implica para el bombero”, comentó la autora principal del estudio, Denise Smith, directora del Laboratorio de Salud y Seguridad de los Primeros Respondientes en el Colegio Skidmore en Saratoga Springs, Nueva York.

“Es necesario que se realicen exámenes médicos para establecer que un bombero está suficientemente sano para realizar este arduo trabajo”, añadió Smith.

El paro cardíaco ocurre cuando el sistema eléctrico del corazón deja de funcionar de forma adecuada. En Estados Unidos, más o menos 1 de cada 7 personas fallecerá de un paro cardíaco súbito, anotó el estudio.

En la investigación, los investigadores analizaron los expedientes de las autopsias de 627 bomberos de EE. UU. de sexo masculino, de 18 a 65 años de edad, que fallecieron mientras estaban de servicio entre 1999 y 2014. Los investigadores encontraron que 276 muertes fueron por paro cardíaco y 351 por lesiones.

Entre los que murieron por paro cardíaco, las enfermedades cardíacas más comunes fueron un estrechamiento de las arterias (enfermedad de las arterias coronarias) y anomalías estructurales, como un corazón agrandado y un mayor grosor en el ventrículo izquierdo del corazón. El ventrículo izquierdo es la cámara principal de bombeo de la sangre.

El estrechamiento de las arterias, el corazón agrandado y un ataque cardíaco anterior se asociaron de forma independiente con un aumento importante en el riesgo de muerte por paro cardíaco, encontraron los investigadores.

“Históricamente, los exámenes se han enfocado más en los factores de riesgo de la enfermedad de las arterias coronarias”, dijo Smith en un comunicado de prensa de la revista. “Aunque esos exámenes siguen siendo esenciales, es importante que los profesionales clínicos también piensen en las pruebas para identificar un corazón agrandado y un grosor excesivo de las paredes”.

Fuente: consumer.healthday.com

Fuente: Prevencionar.com.co