Deporte y trabajo, ¿conciliación en las empresas?

Estudios demuestran que el deporte mejora la salud de las personas, reduce el absentismo laboral y aumenta la productividad, sin embargo, solo el 4% de los españoles lo practica durante su horario laboral. Para acabar con estos números, algunas empresas han puesto en marcha una nueva política de recursos humanos.

Conciliar vida laboral, personal y deportiva se convierte en muchas ocasiones en un rompecabezas difícil de completar. Imposible encontrar un hueco en la agenda del día a día para hacer deporte, y más en jornadas laborales tan extensas como las de España. Según la Encuesta de Hábitos Deportivos en España 2015 (realizada sobre un universo de 12.000 personas de 15 años en adelante), solo el 54% practicó deporte en el último año.

La mayor parte de ellos, el 86%, con gran intensidad, al menos una vez a la semana.

Por sexo se observan notables diferencias que muestran que la práctica deportiva continúa siendo superior en los hombres que en las mujeres, tanto si se considera en términos anuales, 60% en los hombres frente al 48% en mujeres, como en términos semanales, 50% frente al 42% estimado en las mujeres. Una consecuencia más de la desigualdad entre hombres y mujeres, también a la hora de poder encontrar tiempo para hacer deporte.

Todo esto coloca a España por debajo de la media europea, y a años luz de los suecos, quienes se enorgullecen de ser el pueblo más deportista de Europa. Según el Eurobarómetro, en 2014, el 70% de ellos hacía deporte una vez por semana, y el 51%, entre dos y tres veces semanales.

Los números son más graves dentro de las empresas. Una encuesta de García Ferrando y Llopis Goig señala que tan solo el 4% de los españoles que hace deporte lo practica durante su horario laboral. En otra encuesta realizada por el Instituto Andaluz del Deporte, entre 120 empresas de más de 150 trabajadores, solamente el 7% tenía convenios con centros de deporte para que sus trabajadores obtuviesen descuentos a la hora de practicar deporte en sus instalaciones.

Un escenario muy distinto al que se vive en el país número uno en la relación deporte-empleados. Las empresas suecas han comenzado a incluir en sus contratos laborales una cláusula deportiva para obligar a los trabajadores a realizar ejercicio físico regularmente.

Así lo ha hecho, por ejemplo, la compañía pública de distribución de agua Kalmar Vatten o la marca de ropa Björn Borg, creada por el extenista nórdico, cuyos trabajadores tienen todos los viernes una hora obligatoria de entrenamiento (ejercicio u otros deportes) en un centro deportivo situado cerca de los cuarteles generales de la firma.

En España, por ahora, no se obliga a nadie a hacer deporte, pero en algunas empresas sí han empezado a aconsejarlo, dándole a los trabajadores todas las facilidades para hacerlo dentro del horario laboral.

Es el caso de LG Electronics, que ha ampliado su Plan de Fomento del Empleo Saludable que ha venido desarrollando a lo largo de la última década en beneficio de los hábitos de vida saludable y la conciliación laboral de todos sus trabajadores.

Lo ha hecho a través del programa Healthy, que incluye la inauguración de un gimnasio equipado con la última tecnología en pantallas y máquinas de entrenamiento, junto a más de 5.000 horas gratuitas de actividades deportivas, divulgación y formación en nutrición, alimentación y deporte. Los trabajadores pueden asistir a talleres de mindfullness, desayunos saludables, sesiones de fisioterapia, entrenamiento personalizado, yoga o pilates, entre muchas otras.

Nueva política empresarial

En palabras de Juan Tinoco, director de Recursos Humanos de LG España, “las empresas suelen decir que los empleados constituyen el principal activo de su organización. En LG queremos de veras hacerlo real, y por ello invertimos de forma activa en nuestros trabajadores, ofreciéndoles programas destinados a mejorar su bienestar y desarrollo profesional. Así es como invertimos en el futuro”.

A estas ventajas se añaden descuentos y el acceso a una red de más de 1.500 centros en España a través de pases Gympass. Además, cada martes de la semana, los trabajadores pueden solicitar un servicio de fisioterapia para combatir los dolores de espalda, las contracturas o las piernas cansadas.

En LG invertimos de forma activa en nuestros trabajadores, ofreciéndoles programas destinados a mejorar su bienestar y desarrollo profesional. Así es como invertimos en el futuro”. Juan Tinoco, LG España.

“Esta iniciativa forma parte de la estrategia del área de Recursos Humanos por el fomento de un entorno laboral saludable, y también al compromiso fundacional de LG como empleador e impulsor del talento interno”, señalan desde la compañía, donde destacan que “complementa los distintos programas corporativos dedicados a preservar un excelente entorno y clima de trabajo, y que han dado como resultado el reconocimiento de LG como Top Employer, Best Workplaces y, en 2017, la Mejor Empresa de Electrónica de Consumo para trabajar en España”.

“Nos sentimos orgullosos de conseguir que nuestros empleados se sientan felices y parte de una organización que de verdad se preocupa por darles lo mejor, tanto en el aspecto profesional como en el humano”, resume Tinoco.

Otras empresas españolas, como el Banco Santander, también apuestan por este tipo de proyectos: la compañía creó la Ciudad Grupo Santander, un lugar donde sus trabajadores disponen de un gimnasio con todas las innovaciones de fitness, clases deportivas colectivas, piscina cubierta, pistas polideportivas e incluso dos campos de golf. El Grupo Mahou-San Miguel también desarrolló un plan completo de fomento del deporte entre sus trabajadores, que ha sido estudiado por el CSD.

Uno de los últimos ejemplos de éxito de este tipo de estrategias que mantienen a sus empleados activos gracias al ejercicio físico es el de la empresa Liberty Seguros. La aseguradora, con más de mil empleados en España, paga a aquellos que vayan en bicicleta al trabajo 37 céntimos por kilómetro recorrido durante los desplazamientos en horario laboral.

Endesa, mientras, financia el 50% del coste de la actividad deportiva que sus empleados realicen. Otras compañías muy reconocidas, como el Corte Inglés, VW-Audi o Petronor, también tienen acuerdos y programas de recursos humanos para fomentar la práctica deportiva.

También en las instituciones públicas

Deporte es salud, personal y para las empresas. Muchos estudios han demostrado que las personas físicamente activas padecen menos enfermedades que aquellas que tienen hábitos de vida más sedentarios. Estos análisis muestran también la relación positiva que existe entre la práctica de ejercicio físico y el rendimiento laboral.

Eso señala un estudio realizado por Thøgersen-Ntoumani, Fox y Ntoumanis (2005), que demostró los efectos positivos entre el ejercicio y el bienestar psicológico de los trabajadores. Por otro lado, otro estudio llevado a cabo por Musich, Hook, Baaner y Edington (2006) desprendió que promover la buena salud en el ámbito laboral disminuye el absentismo de los trabajadores y minimiza la pérdida de productividad.

Un estudio de Musich, Hook, Baaner y Edington (2006) desprendió que promover la buena salud en el ámbito laboral disminuye el absentismo de los trabajadores y minimiza la pérdida de productividad.

Por supuesto, en Suecia han estudiado este binomio. Lo hizo la Universidad de Estocolmo, que vincula la actividad física con una mayor productividad y un mejor ambiente en las oficinas. De acuerdo a este informe, publicado en 2014, los trabajadores se sienten más concentrados después de hacer deporte y los empleadores logran reducir las tasas de absentismo laboral en el 22%, un hecho especialmente relevante en Suecia, donde las bajas por enfermedad son el doble que la media europea.

Como añade Carme Castro, coach para empresas, también “mejora sustancialmente el clima laboral y la productividad, ya que las personas cuando gozan de buena salud tienen mayor energía, mejor calidad de vida y se sienten en un estado emocional positivo”. A esto se añade otra consecuencia más, como destaca Castro: “Satisfacción con la empresa, generando un vínculo que promueve el sentimiento de pertenencia”.

Una política de recursos humanos que se ha extendido a las instituciones públicas. La Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC) es una de las pioneras en su ámbito.

Fernando del Villar, coordinador del grado de Ciencia de la Actividad Física y el Deporte y responsable de la Unidad de Preparación Física, explica que lo están realizando “en dos fases: una primera de evaluación de la condición física del personal PAS y el PDI y una segunda en la que se propone un programa voluntario de preparación física a realizar dentro del horario laboral”.

En esta etapa inicial se realizarán pruebas de resistencia, fuerza y flexibilidad “para conocer el estado general de las personas que se inscriban”. La segunda fase establece un programa de actividad física de tres días a la semana que tanto el personal PAS como PDI podrá realizar dentro de la jornada de trabajo.

El proyecto piloto comenzará en el campus de Fuenlabrada, aunque, como indica Del Villar “está previsto que se extienda a otros campus. El objetivo es estar presentes en todos y que, en cada uno de ellos, exista una sala de fitness”. Lo mejor de todo ha sido la respuesta de los trabajadores. “Es posible que la iniciativa dure más debido a la gran cantidad de solicitudes que hemos recibido: más de 300”, concluye Del Villar.

Fuente: www.compromisoempresarial.com

Fuente: Prevencionar.com.co