¿Por qué son importantes los programas de nutrición en las empresas?

El sobrepeso y la obesidad son problemas de salud que afectan la productividad de los trabajadores e incrementan los riesgos de padecer enfermedades como diabetes o hipertensión

El 73% de los mexicanos padecen sobrepeso u obesidad, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde). Estos problemas de salud pueden causar enfermedades como hipertensión o diabetes. Estas enfermedades afectan la calidad de vida de las personas y la productividad en el trabajo.

“La salud de los colaboradores es fundamental porque son uno de los principales pilares de la empresa. Los hábitos de alimentación influyen en gran medida en la prevención de las enfermedades y en el tratamiento de ellas, pero un programa de este tipo nos ayuda a conocer el estado nutricional de los empleados”, dice Maricarmen Méndez, directora de Recursos Humanos de Laboratorios MSD México.

Un empleado con sobrepeso u obesidad puede reducir su productividad y ausentarse más, comenta Benjamín Villaseñor, director de Uhma Salud.

La filial mexicana de la farmacéutica estadounidense MSD tiene un programa de nutrición en el que participa 20% de su plantilla de alrededor de 1.000 colaboradores. Este programa de prevención y combate al sobrepeso y la obesidad se complementa con el servicio de gimnasio dentro de las instalaciones.

Uhma Salud, consultora que diseña programas de salud y bienestar para empresas, recomienda que antes de implementar cualquier programa de salud, primero se haga un estudio – tamizaje – entre los colaboradores para determinar qué problemas de salud tienen y cuál es el riesgo de desarrollar una enfermedad.

“Con esta información las empresas pueden tomar decisiones como implementar programas de nutrición y clases de yoga o zumba. Pero no se pueden realizar hasta saber cuáles son los problema de sus trabajadores”, puntualiza Villaseñor.

El costo de un tamizaje va de los US$25,81 a los US$51,62 por empleado. La consultora recomienda hacer uno al año. El estudio sirve para conocer el peso, estatura, índice de masa corporal, frecuencia cardíaca, presión arterial, circunferencias de cintura y cadera y niveles de glucosa, triglicéridos, colesterol total, colesterol HDL y colesterol LDL.

En la experiencia de Villaseñor, solo 44% de los empleados tienen un problema de dislipidemia – niveles altos de colesterol o triglicéridos – y solo 4% saben que lo tienen.

El Reglamento Federal de Seguridad y Salud en el Trabajo establece que es obligación del patrón garantizar la prestación de los servicios preventivos de seguridad y salud en el trabajo.

MSD México no sólo ha encontrado en su programa de nutrición un aliado para combatir el sobrepeso y la obesidad, también les ayuda a fomentar un estilo de vida saludable entre sus colaboradores, basado en hábitos alimenticios sanos y ejercicio.

Maricarmen Méndez propone complementar este tipo de programas con retos de salud, en el que se premien a los colaboradores con boletos de cine o kit para gimnasios o a los que cumplan una meta como bajar cinco kilos.

El dinero no es indispensable

La prevención de problemas de salud no siempre tiene que representar una inversión de dinero. Las empresas que no tienen suficientes recursos económicos pueden modificar sus políticas para combatir el sobrepeso y la obesidad.

Hay acciones que no cuestan dinero a las organizaciones y dan buenos resultados. Villaseñor sugiere implementar una regla como usar el elevador únicamente para subir más de cuatro pisos, solo con excepción de personas con discapacidad.

Otra medida recomendada por Uhma Salud es cambiar los dulces y las bebidas de las máquinas expendedoras, por productos saludables.

Fuente: Larepublica.co