Síndrome del Túnel Carpiano y cómo se trata

Qué es el síndrome del Túnel Carpiano y cómo se trata

El túnel del carpo es un espacio anatómico formado por los huesos del carpo, situados en la zona palmar, y por el ligamento anular o transverso del carpo en la zona dorsal. Por el interior del túnel pasan el nervio mediano, los tendones de los músculos superficiales y profundos de los dedos y el tendón del músculo flexor largo del pulgar.

El síndrome del túnel carpiano es la compresión nerviosa más frecuente y suele producirse entre los 40 y 60 años. En Europa afecta entre el 1 y el 7% de la población, con una mayor incidencia en las mujeres. Puede afectar a las dos manos (bilateral), aunque la mano dominante suele ser la más afectada.

Es la enfermedad laboral por sobreuso más habitual y en España está incluido en 4 protocolos de vigilancia específicos de Salud Laboral: el de manipulación manual de cargas, el de movimientos repetidos, el de posturas forzadas y el de neuropatías.

Causas del Síndrome del Túnel Carpiano

En el síndrome del canal carpiano el mecanismo por el que se lesiona el nervio se debe al aumento de la presión dentro del túnel por causas extrínsecas o intrínsecas que desencadenan molestias en la muñeca y la mano. Este aumento de presión produce un conflicto de espacio por lo que se inflaman las vainas tendinosas (envoltura) de los tendones flexores dentro del túnel y disminuye el riego sanguíneo (isquemia) del nervio mediano.

Entre las causas traumáticas destacan:

Fracturas de muñeca. Porque deforman los huesos pequeños de la muñeca y pueden producir hematomas, además por la posición de inmovilización del tratamiento conservador.

Enfermedades inflamatorias. De los tendones flexores de los dedos, artritis reumatoide, gota o gangliones en la muñeca pueden producir una compresión del nervio mediano a su paso por el túnel carpiano.

Causas degenerativas. Como artrosis de los huesos del carpo pueden reducir el espacio del túnel carpiano y provocar dolor y molestias en la mano por compresión del nervio mediano.

Tumores intrínsecos o extrínsecos del túnel del carpo. Pueden desencadenar la aparición de la clínica compresiva del nervio mediano en el canal carpiano.

Factores de riesgo del Síndrome del Túnel Carpiano

Edad. El síndrome del túnel carpiano se diagnostica entre los 40 y 60 años.

Género. Las mujeres son diagnosticadas con el síndrome del túnel carpiano con mayor frecuencia que los hombres. Esto se debe a que la zona del túnel carpiano es relativamente más pequeña en las mujeres.

Trabajo. La inmensa mayoría de casos de síndrome del túnel carpiano están relacionados con el trabajo. Aquellos trabajos que incluyen movimientos repetidos de muñeca y dedos, posturas forzadas mantenidas en flexión o extensión de la muñeca, apoyos prolongados sobre el talón de la mano, movimientos repetidos de prensión o de pinza manual, golpeteo repetido con el talón de la mano, utilización regular de herramientas que vibran y con empuñadura en el talón de la mano.

Otras enfermedades. La artrosis o lesiones de la muñeca, como las quemaduras, fracturas de hueso, compresión o lesiones por presión, pueden incrementar el riesgo de desarrollar el síndrome del túnel carpiano.

Enfermedades crónicas. Algunas enfermedades crónicas, como la diabetes, aumentan el riesgo de lesión a los nervios, como la lesión al nervio mediano.

Enfermedades inflamatorias. Como la artritis reumatoide pueden afectar el revestimiento que rodea los tendones de la muñeca y ejercer presión sobre el nervio mediano.

Obesidad. Constituye un factor de riesgo importante para desarrollar síndrome del túnel carpiano.

Retención de líquidos. Aumenta la presión dentro del túnel carpiano, lo que irrita el nervio mediano. Esto es frecuente en la insuficiencia renal, la amiloidosis o la insuficiencia cardíaca.

Cambios hormonales. Producidos durante el embarazo, la lactancia o la menopausia, así como en enfermedades como el hipotiroidismo, la enfermedad de Cushing, entre otras.

Algunos medicamentos. Como los anticonceptivos por vía oral, la cortisona o medicamentos para la presión arterial elevada.

Síntomas del Síndrome del Túnel Carpiano

Hormigueo (parestesia). El síndrome empieza de forma lenta. Al principio las molestias se caracterizan por hormigueo (parestesia) y entumecimiento de la mano y con dolor en la muñeca y la mano. Aparecen de forma intermitente y con predominio nocturno o al despertar. Las parestesias pueden despertar a la persona que sacude las manos para aliviar las molestias. El dolor puede extenderse a todo el brazo incluso al hombro, pero el hormigueo suele localizarse solo en la mano.

Disminución de la sensibilidad. Más adelante se puede presentar disminución de la sensibilidad en la mano, concretamente en la parte distal de la porción radial de la palma de la mano y la cara palmar de los dedos, desde el primero al tercero y la mitad radial del cuarto.

Torpeza y debilidad. A medida que progresa el canal carpiano y se hace de grado moderado  hay torpeza y debilidad en la mano lo que da lugar a la caída de objetos de las manos. Los síntomas empeoran con la actividad de la mano.

En primer lugar aparecen los síntomas sensitivos y más tarde los síntomas motores que se añaden de forma gradual. Suele afectar más a la mano dominante, aunque es bilateral en más del 73% de los casos siendo más grave en la mano dominante.

Diagnóstico del Síndrome del Túnel Carpiano

La sintomatología del síndrome del túnel carpiano es bastante característica y ayuda, en la mayor parte de los casos, a orientar al médico en su diagnóstico.

Examen físico. Se realiza una exploración de la sensibilidad y fuerza de la mano y los dedos, así como maniobras que desencadenen la sintomatología. Estas maniobras son:

Prueba de Tinel. Consiste en percutir de forma suave con los dedos la zona del tendón palmar para provocar así hormigueos y detectar si hay inflamación de un nervio.

Prueba de Phalen. Consiste en mantener la muñeca en flexión forzada durante 1 minuto. Si hay compresión del nervio mediano en el túnel del carpo suele aparecer hormigueo en la zona de la palma de la mano y en los dedos que dependen del nervio mediano, aunque normalmente se reproducen las molestias en la punta de los dedos.

Signo de Durkan. Al presionar sobre la zona del tendón palmar se aprecian los síntomas característicos.

Pruebas electrofisiológicas. Suele realizarse para medir la conducción nerviosa de la muñeca donde existe compresión local del nervio. Consiste en la colocación de electrodos en la mano y la muñeca. Se aplican pequeños shocks eléctricos y se mide la velocidad con la que se transmiten los impulsos nerviosos. En ocasiones, se complementa con una electromiografía (EMG) que consiste en la introducción de una aguja en el músculo inervado por el nervio que se está estudiando para medir su actividad eléctrica. En casos crónicos severos puede existir fibrilaciones del músculo abductor corto del pulgar.

Pruebas de imagen. Los estudios mediante radiografía, ecografía o resonancia magnética pueden ser útiles para descubrir alguna enfermedad no sospechada, medir el tamaño del canal o visualizar la zona de compresión del nervio. Pero hasta la fecha el diagnóstico por la imagen no es útil para el diagnóstico del síndrome del túnel carpiano.

Analítica. No existen pruebas analíticas que indiquen la presencia de un síndrome de túnel carpiano, pero hay enfermedades, como la diabetes o el hipotiroidismo, que suelen cursar con frecuencia con la presencia de daño del nervio carpiano.

Otras enfermedades. Como la fibromialgia, las vasculitis o la anemia perniciosa pueden dar síntomas similares al síndrome de túnel carpiano. La intervención de un internista, reumatólogo o neurólogo ayuda a su diagnóstico.

Tratamiento del Síndrome del Túnel Carpiano

El tratamiento del síndrome del túnel carpiano tiene como objetivo reducir la presión sobre el nervio mediano y  evitar la lesión del nervio de forma irreversible con el paso del tiempo. Por ello se debe  tratar de forma precoz una vez se haya diagnosticado.

Tratamiento no farmacológico

Modificar actividades manuales. Que provocan la compresión del nervio mediano ya que su presentación está relacionada con actividades de manipulación repetidas.

Variar el entorno de trabajo. Y adoptar medidas ergonómicas como teclados especiales o soportes de muñeca cuando se utiliza el ordenador para evitar posturas forzadas de flexo extensión.

Utilizar férulas. Para mantener la muñeca en posición neutra durante la noche y en periodos cortos durante la actividad laboral, si es posible.

Rehabilitación. Realizar un tratamiento rehabilitador donde se combine la aplicación de agentes físicos y diferentes modalidades de ejercicios.

Hacer ejercicios de estiramientos y fortalecimiento muscular a nivel de muñeca. Tienen como objetivo aliviar el dolor y mejorar la movilidad de la muñeca.

Electroterapia. Hay diferentes tipos de corrientes, como los ultrasonidos, que ayudan a disminuir el dolor, es decir, tienen una acción analgésica y anti-inflamatoria.

Tratamiento farmacológico

Infiltraciones de corticoides con o sin anestésico local en el túnel del carpo. Se recomienda un máximo de 3 inyecciones con un intervalo entre ellas de 2-3 meses. Pueden aliviar los síntomas y mejorar la conducción nerviosa. También los corticoides pueden aplicarse mediante corrientes eléctricas (iontoforesis).

Tratamiento quirúrgico

El tratamiento quirúrgico del síndrome del túnel carpiano consiste en la sección del ligamento transverso anterior del carpo. Se emplean dos tipos de técnicas: la cirugía abierta y la endoscópica.

Cirugía abierta. Se realiza una incisión de aproximadamente 4 cm en la palma de la mano siguiendo el eje del cuarto metacarpiano, para evitar así la lesión de la rama sensitiva palmar del mediano. Posteriormente se incide en el tejido celular subcutáneo hasta el ligamento transverso, que se secciona longitudinalmente por su borde cubital.

Cirugía endoscópica. La incisión se realiza en el pliegue de flexión de la muñeca. A través de ella se introduce el instrumental que permite visualizar la cara profunda del ligamento y la sección del mismo.

Fuente: portal.hospitalclinic.org

Fuente: Prevencionar.com.co