Cascos para motos, ¡bienvenida la nueva reglamentación!

El hombre en su proceso de evolución ha generado grandes cambios en su manera de interrelacionarse con su entorno. El fenómeno del tránsito rodoviario, y su evolución desde que apareció el vehículo de motor a finales del siglo XIX constituye un buen ejemplo de ese cambio, pues entre las numerosas decisiones cotidianas que tomamos, pocas afectan a más personas, resultan más arriesgadas y producen más daños sociales, ambientales y económicos que la conducción de un vehículo de motor. Por aludir únicamente a los daños sociales del fenómeno, desde finales del siglo XIX han muerto en el mundo más de 45 millones de personas y han resultado heridas más de 2.000 millones.

En nuestro país, “según la OMS, los grupos vulnerables en Colombia, entendiéndose por tales, fundamentalmente peatones y motociclistas, aportan el 70% de las muertes en siniestros de tránsito, convirtiéndose los accidentes de tránsito en la primera causa de muerte en niños entre los 5 y los 14 años y la segunda entre las personas de 15 y 24 años de edad. En el Huila para el año 2017 se presentaron 230 muertos por accidentes de tránsito y para el año 2018 233. De estas cifras el 60.52% son usuarios de motocicletas, el 20,17% peatones y 13.30% usuarios de vehículos, lo que evidencia que la seguridad activa y pasiva  en los vehículos tipo motocicleta es deficiente.

Las normas

En este orden de ideas, en el año 2004 se expidió la Resolución 1737 que adopta las condiciones técnicas de la NTC 4533, norma cuya aplicación ha sido compleja de implementar por dos aspectos: El primero, por la permisividad de las autoridades de tránsito y el segundo, porque en Colombia no existía un laboratorio acreditado para la realización de las pruebas técnicas de los cascos bajo la norma técnica 4533.

En virtud de lo anterior, en 2017, se planteó un borrador de resolución por parte del Ministerio de Transporte buscando reglamentar técnicamente las condiciones que deben reunir los cascos para motociclistas, donde se contemplaba la posibilidad de aceptar las condiciones de las normas de homologación tanto europeas (ECE) como de Estados Unidos (DOT) y la norma NTC 4533. Sin embargo, el borrador del acto administrativo que se socializó y se debatió nunca se expidió, quedando en el ‘limbo’ dicha regulación.

A pesar de no haber sido expedido el acto administrativo de adopción de las normas técnicas, muchas personas fueron a adquirir cascos que “cumplieran” algunas de las normas técnicas precitadas. La falta de información hizo que varios usuarios de motocicleta terminaran comprando unos cascos que aún no se habían determinado como los permitidos, debido en parte a que la Secretaría de Movilidad de Neiva después de mucho tiempo empezará a dar aplicación a la norma técnica NTC 4533, y para ello se adelantaron varios procesos pedagógicos y controles operativos.

El cambio de cascos

Finalmente, y con el objeto de aclarar el tema, en los últimos días la Agencia Nacional de Seguridad Vial ha manifestado nuevamente la necesidad de materializar la reglamentación en comento, situación que ha generado múltiples reacciones por parte de los motociclistas, principalmente por las potenciales costos que generaría la compra de los cascos que cumplan con las condiciones necesarias de seguridad.

A pesar de no haber sido expedido el acto administrativo de adopción de las normas técnicas, muchas personas fueron a adquirir cascos que “cumplieran” algunas de las normas técnicas precitadas. La falta de información hizo que varios usuarios de motocicleta terminaran comprando unos cascos que aún no se habían determinado como los permitidos, debido en parte a que la Secretaría de Movilidad de Neiva después de mucho tiempo empezara a dar aplicación a la norma técnica NTC 4533, y para ello se adelantaron varios procesos pedagógicos y controles operativos.

El cambio de cascos

Finalmente, y con el objeto de aclarar el tema, en los últimos días la Agencia Nacional de Seguridad Vial ha manifestado nuevamente la necesidad de materializar la reglamentación en comento, situación que ha generado múltiples reacciones por parte de los motociclistas, principalmente por las potenciales costos que generaría la compra de los cascos que cumplan con las condiciones necesarias de seguridad.

Fuente: www.lanacion.com.co

Fuente: Prevencionar.com.co