Poder, saber y querer trabajar seguro

Todavía hoy, por desgracia y con más frecuencia de la que quisiéramos, contemplamos imágenes como éstas donde podemos observar comportamientos inseguros:

Nos dejan atónitos y nos hacen preguntarnos entre otras cuestiones ¿por qué asume el trabajador ese riesgo? ¿por qué lo hace así y no de manera segura, en las debidas condiciones de seguridad?. Podríamos hablar de que las condiciones de trabajo per sé, no son seguras…pero y cuando las condiciones de trabajo son seguras? ¿por qué cuando las condiciones organizativas de trabajo lo permiten, decidimos actuar fuera de las normas de prevención? Hoy a 20 años de la Ley de Prevención y su reglamentación de desarrollo, la información y formación de los trabajadores en materia de prevención es un hecho (aunque también podríamos debatir sobre la calidad y eficacia de esa formación, su reciclaje…). Además existe una mayor sensibilización en esta materia a nivel social, a nivel empresarial y también a nivel de los propios trabajadores. ¿No estamos lo suficientemente motivados en PRL todavía?

El escenario actual en PRL es un escenario con un repunte importante de la siniestralidad laboral, donde existe una extensa legislación, donde todavía se pone el foco en el cumplimiento normativo y donde hacemos una prevención basada en técnicas tradicionales (seguridad, higiene…). Entonces.. ¿estamos haciendo todo lo posible, todo lo que está en nuestra mano para reducir los accidentes y enfermedades profesionales?

Hoy dedicaremos esta entrada a una metodología de intervención y prevención de riesgos que se ha mostrado también eficaz en la medida en que todavía hoy muchos accidentes dependen también (aunque no de forma exclusiva obviamente) del comportamiento humano; la Seguridad Basada en la Comportamiento. Veremos sobre qué fundamentos o principios se asienta esta metodología y las claves del éxito de un programa de Seguridad Basada en la Comportamiento, en adelante (SBC). Esta metodología ha demostrado su eficacia en numerosas empresas de diferentes sectores de actividad y se perfila como una herramienta que debe ser especialmente considerada tanto por las organizaciones como por los prevencionistas no sólo para reducir y prevenir accidentes sino también para integrar la prevención e instaurar una verdadera cultura preventiva entre los trabajadores, principales destinatarios de esta metodología (aunque no los únicos).

La SBC es una herramienta de gestión basada en la observación de las conductas seguras en el lugar de trabajo y cuya finalidad es reforzar y mejorar el desempeño o comportamiento seguro de todos los componentes de una organización.

Las conductas y las actitudes que tenemos las personas, son un tema verdaderamente complejo y a la vez de gran importancia por cuanto que las empresas y organizaciones están constituidas por personas. En la gestión de la prevención deberíamos dar más importancia a este capítulo. Existen unas condiciones materiales de seguridad, un medio ambiente físico de trabajo, contaminantes químicos y biológicos que pueden estar presentes en el medio ambiente de trabajo, una determinada carga de trabajo, una determinada organización del trabajo…Sin embargo una correcta gestión de la prevención de riesgos laborales no sólo debe influir en las condiciones materiales, ambientales y organizativas del trabajo sino que también debe contemplar una intervención en el “subsistema social de la empresa” (NTP 415 del INSHT, Actos inseguros en el trabajo: guía de intervención, esto es, en las personas).

Fuente: Prevencionar.com

Fuente: Prevencionar.com.co