La dotación a trabajadores es obligatoria, pero no es factor salarial

El Código Sustantivo de Trabajo, en su artículo 230 ordena a las empresas públicas y privadas  a dotar de uniformes y calzado a los trabajadores que devengan hasta dos salarios mínimos, para que puedan cumplir con sus actividades laborales de manera segura y efectiva.

Esta dotación, que es gratuita, se debe entregar tres veces al año, cada cuatro meses: El 30 de abril, el 31 de agosto y el 20 de diciembre para los trabajadores del sector privado. Para los del sector público se hará en las mismas fechas, salvo la de diciembre, que será el 30.

También tienen derecho a esta prestación los trabajadores del servicio doméstico y choferes de familia, así como el personal que lleve más de tres meses laborando.

"Esta prestación no es salario, ni se sumará como factor del mismo en ningún caso", explicó el viceministro de Relaciones Laborales e Inspección, Enrique Borda Villegas.

Aclaró el funcionario, que no tienen derecho a la dotación los trabajadores transitorios, y que pierden el beneficio quienes le den una destinación diferente o no hagan uso de ella.

¿Qué incluye la dotación?

En las fechas indicadas por la norma, a los trabajadores se les debe entregar un par de zapatos y un vestido de labor, de acuerdo con la función que desempeñen en la empresa o institución. Dicha dotación pasa a ser del trabajador, en ningún momento, ni cuando finalice su relación laboral, se le podrá exigir la devolución.

Las entidades del sector público pueden definir el tipo de calzado y vestido de labor correspondiente, teniendo en cuenta aspectos como la naturaleza y tipo de actividad que desarrolla la entidad; la función que desempeña el trabajador; el clima, medio ambiente, instrumentos, materiales y factores vinculados directamente con la labor desarrollada, así lo precisa el Decreto 1978 de 1989.

El trabajador que recibe la dotación, está obligado a utilizarla en sus labores y no se le puede compensar en dinero, porque la Ley lo prohíbe.

Elementos de protección personal

Teniendo en cuenta el tipo de actividad y el riesgo que encierre, la empresa o entidad les debe suministrar a los trabajadores los elementos de protección personal, EPP, tales como cascos, botas, guantes, etc.   

Esos elementos deben cumplir con los estándares de resistencia y duración, de acuerdo con las  normas de calidad, a fin de garantizar la seguridad del personal en la labor que desempeñen, ya sea en el sector público o privado, sin perjuicio del salario que devenguen.

Para tener presente

Es importante que las empresas privadas tengan en cuenta, que el Ministerio del Trabajo podrá sancionarlas hasta con 5.000 salarios mínimos mensuales, si incumplen con el reconocimiento de la dotación. En el caso de las entidades públicas, los responsables de ese suministro que no cumplan con la norma, pueden ser objeto de procesos disciplinarios.

Fuente: Mintrabajo.gov.co